Elegir juguetes para estas Navidades

Llega una época mágica en la que los más peques de la casa esperan con gran ilusión la llegada de Papá Noel y los Reyes Magos. Desde Zigzag y aprenderT queremos ayudarles a elegir los mejores juguetes y libros.

Os proponemos una charla donde daremos consejos sobre cómo sacar el máximo partido a los regalos que van a disfrutar vuestros hijos. Según sus diferentes edades, os explicaremos qué habilidad desarrolla cada juguete y cómo poder utilizarlos para potenciar muchas más.

Nos os perdáis esta productiva charla porque además, entre todos los participantes 
¡sortearemos un lote de juguetes y libros! 


Día: Viernes 12 de Diciembre a las 18.30
Lugar: Juguetería ZigZAg (c/ Válgame Dios 6, Madrid)
Precio: 8€ adulto/12€ pareja
*(será necesario un grupo mínimo de 12 participantes. Máximo 15 personas)

Imprescindible reservar plaza llamando directamente a Zigzag o a aprenderT (91 029 03 32/contacto@aprendert.es)

Os esperamos en:

Equipo aprenderT


Durante el proceso de divorcio... ¿Cómo puedo ayudar a mis hijos?

El divorcio es el final de un proceso de conflictos y diferencias de la pareja que conlleva transiciones y reorganizaciones. La salud psicológica de los hijos está más ligada a esos conflictos que al hecho de la separación en sí, por tanto es importante para los niños no verse envueltos en los enfrentamientos de los padres.  

Uno de los mayores predictores de bienestar, es la calidad de las prácticas de crianza: afecto, apoyo incondicional, comunicación, supervisión, disciplina positiva y expectativas adecuadas a cada edad. Durante e inmediatamente después del divorcio suele producirse un deterioro en estas prácticas.

Esto provoca en los hijos efectos que se han de tratar para calmar sus ansiedades. A continuación os comentamos los aspectos más importantes a tener en cuenta:




Los sentimientos.  Es importante atender a la tristeza que sienten al perder las rutinas que hacían con sus padres, que echen de menos al padre que ya no vive con ellos, los deseos de que se reconcilien, la vergüenza que algunos niños sienten por llorar o estar tristes por todo ello… En definitiva, hay que animarles a que expresen sus sentimientos y entenderles en el proceso.

La autoinculpación. Los niños deben entender que los padres no se separan por su culpa ni por su mal comportamiento, sino porque ya no son felices viviendo juntos. Hay que explicarles que el divorcio de los padres no es algo que ellos puedan controlar y aunque la situación cambie ellos seguirán siendo una familia.

 La culpabilización a uno o ambos padres. El mensaje ha de ser que los padres no son perfectos y que lo más habitual es que la causa del problema resida en ambos, o en ninguno. Que en todo caso es mejor no perder el tiempo buscando culpables y empezar a hacer algo para sentirse mejor.

 Relaciones con el progenitor con la custodia. Los hijos deben seguir comportándose según su edad. Los padres deben evitar pretender que los niños se comporten como un adulto, haciéndoles confidencias que no les corresponden o cargando en ellos tareas de mayor responsabilidad para su edad.
Algunos padres hablan mal del otro/a delante de los hijos, y pueden exagerar, por eso éstos deben preguntarse si realmente su padre  (por ejemplo), es como dice su madre.

   Relación con el progenitor sin la custodia. Algunos padres tratan de compensar la comunicación diaria, dando a sus hijos todo lo que quieren o haciendo solo cosas divertidas con ellos, pero esto a la larga no es bueno. Tendrán que establecer límites y normas y controlar su comportamiento.

“Sentirse atrapado” entre los padres. Algunos niños se convierten en espías de sus padres y deben entender que así sólo conseguirán desconfianza; además, se sentirán mal consigo mismos y contribuirán a que sigan los conflictos. A veces, los padres usan a sus hijos para hacerse daño entre ellos (por ejemplo, obstaculizando las visitas o no pagando la manutención).


Es importante que los padres sean asesorados en la comunicación del divorcio a los hijos, ya que en muchos casos se hace de forma inadecuada o insuficiente (información escasa, poca ocasión para hacer preguntas…). Cuando se hace adecuadamente, puede eliminarse buena parte de angustia y confusión, malas interpretaciones, auto-inculpación y sentimientos de abandono.

Si os encontráis en este proceso y necesitáis ayuda, asesoramiento o creéis que está afectando a vuestros hijos, no dudéis en consultarnos. En aprenderT haremos todo para acompañaros y resolver vuestras preocupaciones consiguiendo así una mejor calidad de vida. 

Os esperamos en:

Sally Issa
Psicóloga de aprenderT


Taller educativo y de juego: Aprender a Pensar una extraescolar diferente

En aprenderT, además de terapias, también nos gusta realizar una labor preventiva basada en las necesidades que vamos detectando en las familias que acuden a nuestra consulta. 

Precisamente, de estas necesidades, surgió Aprender a Pensar tras detectar en las evaluaciones colectivas que realizamos en los colegios en el ciclo de infantil, que había niños que presentaban ligeras dificultades en las áreas básicas del aprendizaje como son atención, memoria, lenguaje, orientación espacial y temporal e inteligencia emocional. 

Aprender a Pensar es, fundamentalmente, un taller de juego basado en la Estimulación Cognitiva. El objetivo de esta actividad es fomentar las capacidades que hemos mencionado anteriormente pero de manera lúdica, siendo así más atractiva para los niños. Esta actividad le ayudará en su rendimiento escolar sintiéndose más concentrado y atento en clase, aprendiendo trucos para memorizar, se acordará de cuál es la derecha y la izquierda sin problemas, sabrá expresarse de manera adecuada y aprenderá qué emociones existen y cómo manejarlas, entre otras muchas cosas. 

Un año más ponemos en marcha esta actividad de refuerzo educativo para niños desde los 4 años. Estamos creando un grupo para realizar este divertido taller en la juguetería ZigZag (C/ Válgame Dios 6, Madrid) Más info aquí. 

¡No os lo perdáis!

Os esperamos en:

www.aprendert.es
Carmen Marco
Psicóloga de aprenderT



Taller de relajación para padres e hijos: beneficios de la relajación


Se trata de un taller conjunto para padres e hijos donde practicaremos la relajación y la respiración y, lo más importante, los niños disfrutaran jugando y los padres aprenderán a relajarse y relajarlos. 

Existen muchos estudios donde se comprueba el beneficio que tiene la relajación en los niños y cómo lo utilizan como medida terapéutica con niños asmáticos o cuando tiene que hacer frente a una hospitalización. 

En nuestro día a día y, por supuesto también en el de los niños, nos enfrentamos a situaciones que nos producen estrés o ansiedad. Cuando se producen esos casos nuestro cuerpo produce una hormona que se llama cortisol. Si la situación se prolonga nos encontramos más cansados, más irritables y parece que todo nos molesta.

La relajación ayuda a controlar y disminuir los niveles de cortisol, por lo que nos facilita hacer frente a la situación de estrés. 

Pero además también tiene otros beneficios
  • Mejora la calidad de sueño ya que ayuda a aumentar las ondas alfa 
  • Aumenta la concentración y la memoria, lo que facilita el aprendizaje
  • Nos ayuda a ser más reflexivos
  • Mejora la seguridad en uno mismo y, en algunos casos, ayuda a superar la timidez
  • Mejora las relaciones sociales

En estos momentos estamos formando nuevos grupos. Más info pinchando aquí.  

Las plazas son limitadas (4 niños y 4 papás)



¿Quién se anima?

Os esperamos en:

www.aprendert.es
Carmen Marco
Psicóloga de aprenderT

Consejos para la vuelta al cole

No queremos ser aguafiestas pero... ya hay que ir pensando en volver al cole, al trabajo y a la rutina del curso. 

Para poder preparar la vuelta al cole os dejamos unos consejos a tener en cuenta. 


Para los más pequeños 

Los niños menores de 6/7 años, por lo general, no suelen presentar mucho rechazo a empezar el colegio. Al contrario, se muestran muy motivados y con mucha ilusión. Para los de 3 años comienza además "el cole de mayores", con lo que supone empezar una nueva etapa en sus vidas, nuevas instalaciones, nuevos profes y nuevos amigos. 
Sin embargo, a veces todas estas ganas de empezar, les hace estar más nerviosos y eufóricos por lo que puede que les encontremos más irritables, "contestones", más sensibles o mimosos. 
Otro aspecto que podemos encontrar en la vuelta al cole de los más pequeños es la ansiedad ante la separación de sus padres, pero de este tema os hablaremos en el próximo post. 

Para los más mayores

En los niños de 7/8 años ya comienza a aparecer más dificultad para incorporarse al colegio. Principalmente, porque ya son conscientes de que ir al cole supone cierta responsabilidad, sobre todo de cara a los aprendizajes, ya que muchos de ellos empiezan a tener deberes. Además en 2º y 3º de Primaria ya no juegan tanto durante las clases como cuando eran más pequeños. A esto hay que sumarle la adaptación a la nueva rutina que, al igual que nos pasa a los adultos, es algo costoso, sobre todo madrugar y el ritmo de trabajo, que nos exige estar al 100% cuando hemos estado en modo "off". 

Por lo tanto, es lógico que a los niños les cueste empezar al cole. Lo que debemos intentar es facilitárselo lo más posible, que no significa que vaya a ser un camino de rosas, pero sí les resultará algo más agradable. 

Algunos trucos: 
  • Estrenar: algo que nos encanta a casi todos es estrenar algo. Cuando se empieza el colegio se estrenan muchas cosas, por ejemplo, las ceras, los lápices de colores, gomas y demás. Si hay posibilidades económicas de tener mochila y estuche nuevo, mejor que mejor, y si no las hay, podemos "tunear" los del año pasado.
  • Lluvia de ideas: la motivación, que es la acción que nos impulsa hacia una meta, viene determinada en parte por la valoración que hacemos de nuestras capacidades. En vez de ser nosotros, los adultos, los que les digamos a los niños el montón de cosas positivas que puede tener empezar un nuevo curso, ¿por qué no les dejamos a ellos que las piensen?. Y, para ello, podemos hacer una lluvia de ideas de las cosas positivas que consiguieron el año pasado y qué cosas pueden pasar este año. Incluso se pueden guardar esas ideas en una caja y abrirlas a final de curso. 
  • Periodo de adaptación: al igual que en algunas guarderías o escuelas infantiles, nosotros también desde nuestro entorno familiar podemos hacer un periodo de adaptación. Es mejor que lo consensuemos con el niño, es decir, pensad de manera conjunta cuales son las rutinas que se van a llevar durante el año e ir poniéndolas en práctica poco a poco.
  • Paciencia: tened grandes dosis de paciencia si veis que, después de todas vuestras buenas intenciones, siguen algo resistentes. Intentad entenderles y que expresen su malestar. ¿A veces no os pasa a vosotros que estáis molestos por algo y simplemente lo tenéis que contar?. Pues a ellos les ocurre lo mismo. Si les damos un espacio para que "despotriquen" luego estarán más receptivos para recibir lo positivo. Pero, ¡ojo!, tampoco hay que dejar que se centren mucho en lo negativo, solo un poquito para que se desahoguen :)
  • Celebrarlo: Esta idea la hemos leído en el blog de Mamá Tiene un Plan y nos ha parecido estupenda. Igual que celebramos de alguna u otra manera el final de un curso, ¿por qué no celebrar el comienzo? 
Esperamos que os ayuden estos truquillos y si necesitáis alguno más no dudéis en pedírnoslo. 

Os esperamos en:

Carmen Marco
Psicóloga de aprenderT

Deberes divertidos en verano

Durante el verano surge un debate relacionado con el aprendizaje de los niños y es el de deberes sí-deberes no, sobre todo cuando los niños están en los primeros años de primaria. 

Como en casi todo, depende de cada caso. Por ejemplo, hay que tener en cuenta cómo ha sido el rendimiento durante el año, si ha acabado muy cansado o por el contrario ha sido un poco "vaguete". Pero como ya os decimos, depende mucho de cada caso. 

Aún así, durante el verano se pueden reforzar muchos aprendizajes de una forma divertida y utilizando juegos. Os dejamos algunos ejemplos. 

Lectura

Los niños de 3º Educación Infantil y 1º de Primaria se encuentran en un proceso de aprendizaje de la lectoescritura. Para algunos de ellos puede ser que esté siendo algo más costoso que para el resto de niños de su clase y, tal vez, leer tampoco les guste mucho (algo que es normal si le está resultando costoso). Algunas de las actividades que podéis hacer son: 
  • Fabricar letras con distintos materiales como plastilina, cartones, telas, macarrones.... e ir formando sílabas y palabras, incluso palabras que no tengan sentido. 
  • Hacer concursos siempre es algo que a los niños les encanta, se pueden hacer concursos de leer sílabas y palabras lo más deprisa que puedan. 
  • Leer una palabra o frase por turnos, una tú-una yo o dos tú-dos yo, también les ayuda porque no se ven solos ante la actividad. 
  • Buscar palabras, por ejemplo, vamos a buscar palabras que tengan /m/ o que empiecen por /ti/. 
  • Ejercitar las habilidades metafonológicas: Estas habilidades ayudan a los niños a identificar y organizar las unidades lingüísticas, es decir, las letras, sílabas, palabras y frases. Algunas actividades son añadir u omitir sílabas, por ejemplo, si a /ballena/ le quitamos /ba/, ¿qué queda?. Si a /plata/ le añadimos /no/ al final, ¿qué queda?.  

Escritura

Las actividades de fabricar letras, sílabas y palabra que hemos descrito antes también es un buen ejercicio para fomentar la escritura ya que son conscientes de la forma de cada letra. Del mismo modo, todos los ejercicios de habilidades metafonológicas también ayudan en la escritura. Otras actividades que podemos hacer son: 
  • Escribir con pinceles o con los dedos es mucho más divertido que con lápiz o boli, así que ¡adelante!.
  • Sustituir los dictados y las copias por inventar cuentos o adivinanzas puede ser muy interesante. Además se pueden decorar, hacer dibujos y colorearlos

Matemáticas

Las matemáticas se suelen aprender a base de practicar y practicar. Lo que debemos de modificar y hacer más lúdico es la manera de hacerlo. 
  • Utilizar cualquier tipo de objeto y jugar a quitar y poner, es decir, sumar y restar. 
  • Inventar problemas con el nombre del niño y el de sus amigos, con situaciones reales que le puedan suceder
  • Hacer que sean ellos los que se inventen los problemas, series numéricas u otros ejercicios que les suelan poner en el cole, y vosotros hacerlos y que os corrijan (y con eso también estaríais jugando a los profesores).

Inglés

Para fomentar el inglés por suerte hay muchos juegos, canciones y dibujos que nos ayudan en esta tarea. También puede ayudar hacer sopas de letras, pequeños crucigramas, etc. 


En cuanto a los niños más mayores que tengan que reforzar otro tipo de asignaturas, la perspectiva es diferente ya que muchas de las asignaturas son de estudiar y lo que les suele fallar precisamente es ese punto, ya que no les gusta pero tampoco saben hacerlo de una manera efectiva donde aprovechen bien el tiempo. Para ello lo mejor es que aprendan unas buenas Técnicas de Estudio. En enlace encontraréis más información al respecto. 


Os esperamos en:

Carmen Marco
Psicóloga de aprenderT

Técnicas de Estudio: estrategias para un mayor éxito escolar

Las técnicas de estudio son una de las bases para poder tener un buen éxito escolar. A veces podemos notar, sobre todo en los niños que comienzan a estudiar, que pasan muchas horas delante del libro y no les cunde, que no saben qué es lo importante y lo que no y se agobian porque tienen una sensación de no entender lo que se están estudiando, tendiendo a memorizarlo todo. En esos casos, lo que les ocurre es que no saben por donde empezar a estudiar y que, no vamos a engañar a nadie, estudiar no es una de las actividades más divertidas,  por lo que también les parece un mundo ya que no conocen las técnicas de estudio que existen. 

Estas técnicas son una serie de estrategias que nos ayudan a que el tiempo que dediquemos a estudiar sea efectivo y nos resulte lo más útil posible. No significa que aprendiéndolas, mágicamente, vamos a conseguir que estudiar sea divertido y saquemos un "10", pero sí que no lo veamos como una montaña enorme donde sintamos que no vamos alcanzar la cima. 

Las más conocidas suelen ser: 

  • Lectura comprensiva: Cuando leemos tenemos que entender qué es lo que tenemos delante y centrarnos en lo que es relevante o no. Es decir no sólo leer mecánicamente sino estar comprendiendo el texto. Un ejemplo, ¿os ha pasado alguna vez ir leyendo un libro y acabar la página y no haberos enterado de nada porque estabais pensando en otra cosa? Eso sería no tener lectura comprensiva sino mecánica. 
  • Subrayado: Una vez que hemos entendido el texto vamos a subrayar lo que es más significativo y SOLO lo significativo. Si todo está subrayado... entonces ¿nos vale para algo?
  • Resúmenes y esquemas: Después, haciendo resúmenes y esquemas, vamos memorizando y asimilando aquello que tenemos que estudiar, ordenando las ideas en la cabeza y relacionando unas con otras. 

Sin embargo, la parte más importante y lo que nos va a motivar a estudiar es organizarnos y planificarnos adecuadamente. Y aquí entra en juego nuestra área personal ya que cada uno de nosotros tenemos diferentes características, intereses y circunstancias que nos llevan a organizarnos y planificarnos de diferentes maneras. 

Sobre los 10 años se pueden ir aprendiendo estas estrategias, pero esto no significa que siendo más mayor e incluso adulto no se puedan conocer y practicar. 

Si os apetece conocer estas estrategias y llevarlas a cabo, además de tener vuestro propio plan personalizado de estudio, os animamos a que probéis nuestro programa de Motivación y Técnicas de Estudio.

Os esperamos en:

Carmen Marco
Psicóloga de aprenderT

5 Razones para ir al psicólogo en vacaciones

Generalmente la idea de ir al psicólogo no tiene una buena acogida. Lo típico y tópico es decir "yo no estoy loco" o "lo puedo solucionar yo solo". 

Si lo pensamos detenidamente, esta reacción es comprensible  y razonable ya que lo que percibimos en esos consejos es que nosotros no podemos hacer frente a nuestro problema y eso nos frustra y nos crea una sensación de fracaso. Y todavía se hace más grande cuando se trata de los hijos. 
 
Ir al psicólogo no significa estar "loco" o que "mi hijo  es raro o está enfermo". Cuando vas al psicólogo estas acudiendo a un especialista que te ayudará a darte estrategias para afrontar lo que en este momento puntual de tu vida no sabes o no puedes resolver.
Las vacaciones, tanto para los niños como para los adultos, son un buen momento para comenzar a ir al psicólogo. Aquí os dejamos unas cuantas razones: 

  • Distinta rutina: En verano las rutinas cambian, los niños ya no tienen que ir al colegio y muchas de las actividades extraescolares se acaban, por lo que se termina una rutina pero aparece otra diferente. Ahora se dispone de más tiempo para que puedan aprender de otra manera, tiempo para conocerse a sí mismos y saber cómo relacionarse con el entorno que le rodean. 
  • Más tiempo para divertirnos....y para pensar: Al tener más tiempo libre, también dedicamos más tiempo a reflexionar sobre aspectos que por el ritmo que llevamos durante el año no reparamos en ellos. Así que podemos dedicar ese tiempo a "arreglar" lo que descubrimos que nos está molestando. Y en el caso de la infancia y la adolescencia ese conocimiento se puede hacer de forma muy lúdica y divertida. 
  • Descartar problemas: En los niños y adolescentes el verano se puede aprovechar para descartar posibles problemas, sobre todo de aprendizaje. Además se tomaran medidas que ayudaran a que el inicio y el transcurso del curso sea más exitoso. 
  • Relax: El tiempo de vacaciones se concibe como un tiempo de relax, de disfrute y de encontrarse bien...entonces si hay algo que no sabemos manejar y nos lo impide... ¿por qué no buscar ayuda?. Así disfrutaras de las vacaciones y de lo que venga :)
  • Cargar las pilas: Durante el verano pensamos que tenemos que volver con fuerza a la rutina, con energías renovadas y qué mejor que una "puesta a punto" de nuestras emociones, nuestros hábitos, en definitiva, de nosotros mismos. El tiempo que disponemos en verano nos permite pasar más tiempo con nuestra familia, seguir pautas, observarnos y reflexionar sobre aquello que queremos mejorar. 

Para que tengáis otro punto de vista sobre la idea de comenzar una terapia, os dejamos esta entrevista en "Viajando con Chester" al psiquiatra Luis Rojas Marcos, donde además de otras cosas, explica muy bien qué función tenemos los psicólogos. 

(desde el min 37)

Por último, os dejamos también una última reflexión. Durante la entrevista, Rojas Marcos, habla sobre como vivió él el 11-S. Cuando ocurre un acontecimiento tan intenso y traumático como ese, se pide y se necesita ayuda psicológica y, en esas circunstancias, se ve necesaria, normal y agradecida. En nuestra vida diaria también podemos sufrir acontecimientos que, para nosotros, son muy intensos e incapacitantes... ¿pedimos ayuda entonces? 

Os esperamos en:


                                                    
Carmen Marco
Psicóloga de aprenderT

A mi hijo le cuesta hacer amigos

Los niños encuentran su primer entorno social en la familia donde aprenden aspectos tan básicos como saludar, mirar a los ojos, sonreír ... Más tarde, en la guardería o colegio, comienzan a surgir las primeras amistades, sin  olvidarnos de los amiguitos que se hacen en el parque o en el pueblo, por ejemplo. 

En estos entornos los niños van aprendiendo a acercarse a los demás, a iniciar una conversación, aprenden a compartir, a jugar en equipo, a saludar, a pedir permiso y un largo etc. Todos estos aprendizajes se engloban en las Habilidades Sociales.

Las Habilidades Sociales son, por tanto, el conjunto de destrezas o competencias que ponemos en marcha cuando nos relacionamos con las personas que nos rodean.

En algunas ocasiones, vemos en los niños dificultades para hacerse amigos. Por ejemplo, podemos observar que son demasiado tímidos y les cuesta hablar con otros niños y prefieren, entonces, quedarse al lado de los adultos, o se enfadan con facilidad cuando pierden en algún juego o no se juega a lo que ellos quieren, o incluso jugando son algo "mandones" y al final el resto de los niños prefieren alejarse.  

En todos estos casos que hemos descrito, los niños tendrían una falta de Habilidades Sociales que, generalmente, suele provocar que tengan dificultad para hacerse amigos o provocan muchos conflictos con los otros niños encontrándose un poco aislados. 

La falta de estas estrategias a nivel social, puede deberse a un aprendizaje erróneo (por ejemplo, si en casa aprende que gritando consigue todo lo que quiere, es posible que con sus amigos también lo intente), al temperamento del niño (hay niños más introvertidos que otros) o también la causa se puede encontrar en la autoestima, el autoconcepto y la seguridad que tenga el niño en él mismo.

Para poder ayudarles a solucionar este tipo de dificultades que suelen ser muy comunes, en aprenderT os proponemos los Grupos de Habilidades Sociales, donde no sólo se trabajan las estrategias que utilizamos para relacionarnos con los demás (saludar, iniciar una conversación, tolerar la frustración , saber perder y ganar en los juegos, etc) sino que también les ayudamos a conocerse a sí mismos y a valorarse, ofreciendo también a los papás unas pautas para que les ayuden también desde casa. 

Estamos creando grupos para este nuevo curso, donde además de poder trabajar estos aspectos encontraran una oportunidad para conocer a nuevos amigos y divertirse.

Os esperamos en:


Carmen Marco
Psicóloga de aprenderT

¿Cómo manejar las rabietas?

Las rabietas es algo muy habitual que sucede, principalmente, entre el año y los 4 años de edad y, por norma general, produce estrés, sobre todo a los papás, porque en ocasiones no se sabe bien cómo manejarlas y porque, la sensación que nos producen los niños en estas situaciones, es también de estrés para ellos. 

La idea principal es que las rabietas forman parte de desarrollo natural de un niño y es sano que se den, forman parte de su crecimiento personal y emocional y .... al fin y al cabo también del crecimiento de los papás. 

También es verdad que a veces las rabietas se prolongan en la edad de los niños hasta la adolescencia e incluso ¡a veces las vemos hasta en los adultos!. En este caso van cambiando de forma de expresarse y también las situaciones en las que se desencadenan, por lo que también cambian la manera de manejarlas. 

En aprenderT os proponemos una charla-taller tanto para papás como para abuelos, tíos, educadores... para todos aquellos que quieran aprender en qué consiste una rabieta en cada edad y cómo poder manejarla según la circunstancia.

Para más Información mandadnos un correo a contacto@aprendert.es o llamándonos al 91 029 03 32.

Os esperamos en: 

 Equipo aprenderT


Valoraciones psicológicas y psicopedagógicas en niños y adolescentes

Parte de nuestro trabajo como psicólogos se centra en valorar las necesidades de los niños y adolescentes que acuden a nuestra consulta y cuyos padres han detectado alguna dificultad, por lo que hoy os explicaremos en qué consisten estas evaluaciones, cuándo son necesarias y qué objetivos persiguen. 

Primero haremos una distinción entre valoración psicológica y psicopedagógica. En la primera de ellas lo que observamos y exploramos son aquellos aspectos relacionados con las emociones, la adaptación, rasgos de personalidad, autoestima, ansiedad, miedos, estados de ánimo, etc, es decir, aquellos aspectos más personales e íntimos de una persona. Por otra parte, las evaluaciones psicopedagógicas, se centran en la exploración de las aptitudes hacia el aprendizaje como, por ejemplo, la lectoescritura, las capacidades básicas (memoria, atención, etc) o los hábitos y rutinas de estudio, además de valorar también aspectos emocionales y personales como los que os hemos comentado en la valoración psicológica.  

El objetivo que tiene una evaluación tanto psicológica como psicopedagógica es averiguar cómo se encuentra un niño o adolescente en aquellos aspectos que nos han comentado que hay más dificultades y, averiguar así,  el origen o causa de esa problemática para poder tomar las medidas oportunas y poder solucionarlo. Para ello utilizamos determinadas técnicas, como test, dibujos, juegos, apoyados siempre en lo que observamos a nivel cualitativo y que da sentido a todos los datos que nos ofrecen las otras técnicas. 

No siempre es necesario hacer este tipo de valoraciones, por lo que es preciso mantener una entrevista previa donde poder orientar a la familia (para nosotros en aprenderT esta cita siempre es GRATUITA y SIN COMPROMISO). Pero sí podemos decir de forma general que es necesario valorar a un niño cuando desde el colegio o desde la familia comienzan a notar que las dificultades que observan están interfiriendo negativamente en diferentes áreas del niño, adolescente y/o en el clima familiar

Como ya os hemos comentado, siempre es necesario que conozcamos a la familia para saber el contexto y la situaciones en las que se desarrollan aquello que os preocupa, así que no tengáis reparo en pedir esta primera ayuda ya que os puede suponer un nuevo punto de vista que os calme y oriente en vuestra preocupación. Cuanto antes se detecte una posible dificultad o problemática en un niño, menos consecuencias negativas tendrá y por lo tanto su "recuperación" será más rápida. 

Os esperamos en:


Carmen Marco
Psicóloga de aprenderT

Dificultades del aprendizaje: Qué son y cómo manejarlas

Tal vez, en alguna ocasión, os han podido decir que vuestro hijo tiene algunas dificultades en el aprendizaje. En el post de hoy hablaremos sobre qué son las dificultades del aprendizaje y os daremos algunos consejos para poder manejarlo. 


Las dificultades del aprendizaje son problemas que afectan a áreas específicas del aprendizaje obstaculizando así el rendimiento académico de los niños. Esto no quiere decir que sean niños con una inteligencia baja, ya que pueden ser muy brillantes en un aspecto y sin embargo que se les dé muy mal otro, como ya os hablamos en este otro post sobre las Inteligencias Múltiples. Los niños con dificultades de aprendizaje pueden tener una inteligencia normal e incluso llegar a ser superior a la media, por lo que se dice que estas dificultades son causadas por diferencias en el funcionamiento del cerebro y en la forma en la cuál se procesa la información.  Por lo tanto a veces estas dificultades del aprendizaje pueden estar asociadas al método de enseñanza que no se adecua a la estructura cerebral de estos niños.

Las dificultades del aprendizaje afectan, entre otras, a las áreas de lenguaje, expresión oral y escrita, lectura, escritura, razonamiento y conceptos matemáticos, atención y memoria. Cuando un niño presenta dificultades de aprendizaje se observa que tiene más problemas que su grupo de clase o sus hermanos a la hora de aprender a leer, en la asimilación de la ortografía, en la resolución de problemas de matemáticas o en el aprendizaje de los números, por ejemplo. 

Cuando notéis que el niño manifiesta dificultades en estos aspectos, os aconsejamos que habléis con los profesores o educadores de los niños para contrastar vuestros puntos de vista. En el caso de que, tanto en la escuela como vosotros desde casa notéis las mismas dificultades, buscad a un especialista para realizarle al niño una valoración y se vea cuáles son las áreas afectadas y de qué manera podemos ayudarle. Es muy importante la valoración de las dificultades de aprendizaje a temprana edad, ya que las estructuras cerebrales están en proceso de construcción y el pronóstico, por tanto, será mejor.

Desde aprenderT os queremos dar algunos consejos, tanto a papás como a profesores, para que podáis ayudar a mejorar el rendimiento de los niños que presentan este tipo de dificultades.
  • Llevar un ritmo adecuado de rutinas en relación con las tareas escolares y con el estudio. Que se ponga a hacer sus tareas siempre a la misma hora, por ejemplo después de merendar.
  • Ser flexibles a la hora de ayudarles a estudiar. Lo que sirve para unos niños, no sirve para otros, por lo que debéis estar muy atentos para utilizar el método más adecuado para cada niño.
  • Adquisición de unas adecuadas Técnicas de Estudio. Tener siempre en cuenta cuales son sus puntos fuertes, por ejemplo, la memoria visual, y utilizarlo como herramientas para mejorar los que se les da peor. 
  • Reforzar siempre tanto lo que hace bien como los esfuerzo que realiza. Debéis tener en cuenta que si al niño le cuesta hacer problemas de matemáticas y consigue hacer uno él solo, aunque se haya equivocado en una operación, ese esfuerzo debe ser recompensado con una muestra de aprobación.
Si necesitáis algún tipo de orientación u os ha surgido alguna duda, podéis contactar con nosotros sin ningún tipo de compromiso. 


Os esperamos en:


Almudena Ortega
Psicóloga de aprenderT